Preguntas y respuestas frecuentes

Visita tu centro de información y/o donación más cercano

¿No encuentras tu duda? Contáctanos

Infórmate sobre los métodos de donación de células madre

Registro

¿Qué implica hacerse donante de médula ósea?

El hecho de hacerse donante de médula ósea conlleva un compromiso importante e implica que estás dispuesto a donar para cualquier receptor compatible, bien de nuestro país o del extranjero, en el momento en el que un paciente compatible contigo necesite el trasplante.
En una primera fase, supone la inclusión como donante potencial en el REDMO (Registro Español de Donantes de Médula Ósea), que es el registro oficial de nuestro país. Tras un completo proceso informativo, será necesario rellenar un documento de inscripción en el registro y firmar un consentimiento informado para tu inclusión en el REDMO. A partir de aquí, se procederá a la obtención de una muestra de saliva o de sangre que se analizará para saber tu compatibilidad como donante (es el comunmente llamado tipaje o HLA en términos médicos). Una vez finalizado el proceso anterior, el REDMO pasará a incluirte como donante de médula ósea en su registro.
Solo cuando aparezca un paciente compatible, el REDMO se pondrá en contacto contigo y, si no existe ninguna contraindicación, se continuará con el proceso para hacer efectiva la donación.

¿Puedo registrarme para donar solo a una persona específica?

No. Cuando firmas el consentimiento informado, te comprometes a estar dispuesto a donar para cualquier paciente en el mundo que lo necesite. Para facilitar y coordinar la búsqueda de donantes, se han creado registros en cada país. En el caso de España, es el Registro Español de Donantes de Médula Ósea (REDMO).

¿Qué probabilidad tengo de donar?

Podrías ser llamado por ser potencialmente compatible con algún paciente a las pocas semanas de registrarte. O tal vez pasen años. También existe la posibilidad de que nunca te llamen. De hecho, se calcula que hay una posibilidad entre 40.000 de que seas compatible con un paciente.

Tengo más de 55 años, ¿por qué no puedo registrarme?

El límite de edad no tiene la intención de discriminar. Las directrices médicas se han establecido para proteger la seguridad del donante y proporcionar el mejor tratamiento posible al paciente. Además, diferentes investigaciones han demostrado que las células de los donantes más jóvenes conducen a resultados más satisfactorios para los pacientes.

Soy menor de 18 años, ¿por qué no puedo registrarme? ¿No pueden mis padres firmar el consentimiento por mí?

En España, 18 años es la edad legal mínima para firmar el consentimiento a procedimientos médicos voluntarios, como la donación de médula ósea. Los padres (o un tutor) no pueden dar su consentimiento en estos casos.

Búsqueda y compatibilidad

¿Cómo se elige el donante que necesita un paciente?

Se coteja la información genética del HLA del paciente con la de todos los donantes potenciales registrados en el mundo.

¿Qué es el HLA (antígeno leucocitario humano)?

El antígeno leucocitario humano (o HLA, del inglés Human Leukocyte Antigen) da información basada en el ADN, y sirve para medir la compatibilidad entre pacientes y donantes en el caso de trasplantes de médula ósea. El HLA es un compendio de proteínas que se encuentran en la mayoría de las células del cuerpo. El sistema inmune usa estos marcadores para reconocer qué células pertenecen al propio cuerpo y, por contra, cuáles no.
Cuanta más compatibilidad exista entre paciente y donante mayores son las posibilidades de que el cuerpo del paciente acepte las células donadas y minimice el rechazo, permitiéndoles crecer y crear nuevas células saludables.

¿Qué significa ser compatible?

Generalmente, los médicos miran 10 marcadores específicos del HLA para determinar la compatibilidad. La mayoría requieren al menos una compatibilidad de 9 sobre 10, pero un 10 sobre 10 es la mejor.
Una mayor compatibilidad significa mayor posibilidad de que el sistema inmune del paciente reconozca las células donadas como propias y, por tanto, que puedan crecer y producir nuevas células sanguíneas sanas. Generalmente, no se encuentran niveles de compatibilidad del HLA de pacientes y donantes completamente exactos.

¿Qué pasa si soy compatible con un paciente?

Tendrán que realizarte más pruebas para determinar si eres el donante más adecuado. Esto incluye completar un cuestionario sobre tu historial clínico, alguna extracción de sangre y someterte a un pequeño examen físico.

¿La ascendencia y el origen étnico afectan a la compatibilidad?

Los orígenes son un factor muy importante. Al igual que el cabello y color de ojos, el tipo de HLA se hereda, por lo que las mayores compatibilidades generalmente se producen entre los pacientes y los donantes que comparten una misma ascendencia.

¿Soy el único donante compatible?

Es posible que un paciente encuentre coincidencias con varios donantes potenciales. No obstante, esta información solo es conocida por el médico del paciente. De hecho, será éste mismo quien seleccionará al mejor donante basándose en la compatibilidad del HLA, así como en la edad, sexo, peso, historial médico, disponibilidad y otros factores del donante.

¿Cuánto tiempo tengo para tomar una decisión?

Cuando te registras como donante de médula ósea estás adquiriendo un compromiso. Siempre tienes el derecho a cambiar de opinión; sin embargo, un cambio de decisión a última hora para no donar puede poner la vida de un paciente en peligro. Tenlo siempre en cuenta si te comunican que eres compatible con alguien que lo necesita.

Trasplante de médula ósea

¿Qué es un trasplante de médula ósea?

El trasplante de células madre hematopoyéticas (conocido comúnmente como trasplante de médula ósea) tiene como objetivo salvar la vida de aquellos pacientes que están luchando contra las diferentes enfermedades hematológicas y que no han tenido éxito en los tratamientos anteriores (como quimioterapia, radioterapia, inmunosupresores, etc.).
Un trasplante de células madre permite reemplazar las células del paciente que funcionan de forma anormal por otras sanas de un donante como tú.
Antes del trasplante, el paciente se somete a altas dosis de quimioterapia y, en ocasiones, de radioterapia, con el fin de destruir todas las células enfermas en su cuerpo, así como en su sistema inmunológico; de esta manera, éste no puede atacar a las células donadas e infundidas durante el trasplante.
Una vez el paciente recibe las nuevas células, estas se mueven a través del torrente sanguíneo hacia la médula ósea, donde comienzan a crecer y a producir nuevas células sanguíneas sanas en un proceso llamado injerto.

¿Qué enfermedades se tratan con trasplantes de médula ósea?

Los trasplantes de médula ósea pueden ser el único tratamiento para muchos pacientes que luchan contra un cáncer de sangre como la leucemia, el linfoma o el mieloma, así como para otras 70 enfermedades como las células falciformes, la anemia aplásica severa, trastornos del sistema inmunológico y trastornos metabólicos hereditarios. En España se practican aproximadamente 800 trasplantes de médula ósea al año.

Una persona de mi entorno necesita un trasplante de médula ósea. ¿Cómo puedo ayudar?

Saber que un ser querido puede necesitar un trasplante de médula ósea puede llegar a ser abrumador. Los amigos cercanos y familiares del paciente suelen querer ayudar, pero no siempre saben lo que pueden hacer. Es el momento de que le expliques a todo el mundo lo sencillo y necesario que es decidir ser donante de médula ósea: muchas vidas dependen de ello.

¿Qué efectos secundarios puede tener el trasplante?

En el caso de la donación de células madre a partir de sangre periférica, mientras tomes los medicamentos para hacer crecer la cantidad de células, puedes experimentar síntomas similares a los de la gripe, como dolores de cabeza, dolor muscular, hormigueo en las extremidades o fatiga. Recuerda que este procedimiento se realiza de forma ambulatoria y no son necesarios la anestesia ni el ingreso. La mayoría de los efectos secundarios suelen desaparecer a las 48 horas de la donación.
En el caso de la donación de células madre de la médula ósea, puede aparecer un pequeño moratón, algo de dolor e incomodidad en la zona donde se realiza la punción, y que puede durar hasta dos semanas después de la donación. Pero tras una semana deberías ser capaz de realizar cualquier tarea cotidiana.

¿Donar es doloroso?

Ambos procedimientos de donación pueden dar lugar a un cierto nivel de incomodidad, pero la mayoría de los donantes comentan que cualquier molestia que hayan experimentado se compensa con el hecho de saber que están salvando una vida. Recuerda que cada año miles de personas en todo el mundo necesitan urgentemente un trasplante de células madre de la sangre. Tú, como donante, puedes ser su única salvación.

Si dono mis células madre, ¿me puedo quedar sin?

Para cualquiera de los procedimientos de donación, la cantidad de células madre recogida es solo una fracción del total de tu cuerpo. Su donación no debilita tu sistema inmune y las células naturalmente se repondrán por sí mismas en un breve periodo de tiempo (al igual que sucede con otras células como los glóbulos rojos o las plaquetas). Tras la donación de células madre a partir de sangre periférica tu recuento de células madre se habrá estabilizado en una semana. Cuando se trate de donación de células madre de la médula ósea, calcula que estas se habrán regenerado por completo entre 3 y 6 semanas después del proceso.

¿Puede cambiar la fecha de mi donación?

La donación depende tanto de tu salud como de la del paciente. Durante el tiempo en que se te realizan todas las pruebas y el examen físico, la salud del paciente puede cambiar drásticamente y, por tanto, adelantar, retrasar o incluso cancelar la donación.

¿Cuál es la diferencia entre células madre de médula ósea y células madre de sangre periférica?

Al registrarte, lo haces como donante potencial de células madre, bien a partir de médula ósea o de sangre periférica, siguiendo las recomendaciones del médico en función de las necesidades del paciente.
La médula ósea es el tejido esponjoso dentro de algunos huesos (como el esternón, la cadera o el cráneo) que producen células madre encargadas de dar lugar a glóbulos rojos y blancos, así como plaquetas. También podemos encontrar células madre circulando por el torrente sanguíneo (aunque en una proporción muy por debajo del 1% del total de células circulantes en la sangre). De hecho las células madre presentes en el torrente sanguíneo provienen de la médula ósea, sin embargo es en la médula ósea donde residen en mayor cantidad. Hay diferentes procedimientos para la donación de células madre de médula ósea y células madre de la sangre.

¿Puedo elegir el método de donación?

El método de la donación es seleccionado por el médico en función de lo que se considera que es mejor para el paciente.